LA NACION | POLÍTICA |

6 de enero de 2020  

Por: María José Lucesole 

 

LA PLATA.- El gobierno de Axel Kicillof podría modificar el proyecto de ley impositiva de este año para dar marcha atrás en la suba del impuesto a los ingresos brutos de la producción de medicamentos y tasas portuarias. Así lo informó hoy el ministro de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica, Augusto Costa, al término de una reunión de gabinete.

La modificación es parte de la negociación que se abrió con la oposición ante el rechazo de tratar el proyecto tal como fue planificado originalmente.

Sin embargo, la iniciativa, que Kicillof enviará a la Cámara de Diputados no prevé cambios en lo relativo a las alícuotas de los impuestos inmobiliario y rural, cuyos aumentos podrían llegar hasta 75 por ciento.

Apremiado por las urgencias económicas, el gobernador kirchnerista estaría ahora dispuesto a a aceptar la baja en las alícuotas superiores del inmobiliario rural y urbano, según deslizaron desde el bloque de Juntos por el Cambio, en el Senado. Así lo dejaron saber fuentes legislativas que participan de la negociación para intentar votar la ley pasado mañana. Esta información no fue confirmada oficialmente. El borrador del Frente de Todos insiste por ahora en cobrar impuestos a los que más tienen.

«Nosotros queremos que los que están mejor paguen más. Y que los que tienen menos paguen menos. Para nosotros la actitud de la oposición hasta ahora no fue muy constructiva. Nosotros encontramos que faltaron a reuniones con ministros y no dieron quorum. Esta semana habrá reuniones previas al tratamiento de la Legislatura. Nosotros ya tomamos nota de los pedidos de la oposición e introducimos cambios», planteó Costa.

El funcionario bonaerense destacó que el proyecto que enviará el Poder Ejecutivo a la Legislatura mantendrá el espíritu de cobrar más a los que más tienen. «Queremos que la oposición nos diga si está defendiendo a los sectores más ricos de la provincia para que pague menos impuestos y eso implica perjudicar a los que menos tienen», azuzó.

No obstante, Costa dijo que el Frente de Todos está dispuesto a aceptar cambios en algunos artículos.

Los números en la Legislatura

Por estas horas, la oposición busca hacer valer su mayoría numérica en la Cámara Alta (26 a 20 votos) para disminuir los topes del aumento en el impuesto inmobiliario rural a no más del 55 por ciento.

También exige retrotracción a montos de 2019 de las alícuotas de los impuestos a los ingresos brutos, en particular en lo que respecta a la fabricación de medicamentos y productos farmacéuticos, venta de cereales, fertilizantes y plaguicidas.

También pide la eliminación de los impuestos extraordinarios a las actividades portuarias y la reducción de impuestos a la actividad tambera.

Todas estas exigencias son materia de discusión por estas horas. Se espera que Kicillof o su jefe de Gabinete, Carlos Bianco, asistan a la Legislatura a reunirse con los presidentes de las Cámaras de Senadores y Diputados y los presidentes de los bloques.

La discusión más difícil tiene lugar en el Senado, donde la vicegobernadora Verónica Magario negocia con Roberto Costa, presidente del bloque de Juntos por el Cambio, que tiene mayoría en esa Cámara.

En Diputados el presidente del cuerpo Federico Otermín negocia con Maximiliano Abad, titular del bloque de Juntos por el Cambio. Pero en ese cuerpo el Frente de Todos tiene número suficiente para aprobar la ley que pide el Poder Ejecutivo.